Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Maritza Marina

Maritza Marina. Modos para la independencia creativa.

maryNo sé cuántos accidentes debieron complotarse en mi vida para que Maritza Marina resultara ser alguien muy cercana a mi persona; y debo felicitarme por ello. Entre los varios modos de comunicación que hemos podido edificar entre ambos, ocurrió aquel que me llevó a las aulas a impartir clases de Literatura Cubana y Universal. No tuve más remedio que ejercitar mis conocimientos de teoría literaria, de introducirme en los inefables cauces de la creación del género, y aprehender de la vida de muchos autores, tendencias, estilos o movimientos; y ella, Maritza, tomó confianza en mis opiniones académicas. Recuerdo sus primeros pasos por los insondables laberintos cibernéticos, nuestras largas conversaciones que terminaban en conminarla a que dejara fluir su genio creativo, que el cúmulo de urgencias, los acicates de vivir el capitalismo en República Dominicana, no la iban a dejar descansar. Algún día debió sentarse a redactar; me costó trabajo, incluso hube de regañarla fuerte cuando sus energías intentaron desmayar ante las críticas de uno de sus lectores. Es cierto, su espíritu eminentemente católico ha preñado los más de sus versos; su devoción matiza todos sus actos, hasta los de crecimiento personal, según me confesara.

Ocurrió un día en que dedicó algo a los gatos que la veían salir cada amanecer; y hube de detectarle esos los visos de definición de estilo cuando cada autor comienza a encontrarse a sí mismo(a); sé porque lo descubro en mil detalles, que ella ha bebido con fruición en la poesía de muchos autores conocidos y noveles, sé que ella lee, que hurga, que vive con todas las inseguridades propias de los creadores, que se pregunta a sí misma, que anda y desanda caminos trazados por otros. Este asunto de la Vanguardia, el movimiento artístico enraizado en el siglo XX, le ha provocado mucho ir y venir; anexándome dolores de cabeza al tratar de explicarle mis opiniones personales acerca del tal fenómeno. La he escuchado pronunciarse en largos parlamentos y elogios por la poesía de tal y otros autores, pero le admiro esa reciedumbre típica de su “gemineidad” o el temperamento que heredan las personas independientes por naturaleza. Ella no ha podido seguir rutas trazadas por otros, no hay modo que esos los estilos de la incoherencia, domeñen su lirismo inagotable. ¡No puede mezclar el verso donde habla de la punta de sus zapatos, con las croquetas que produce Zuazilandia en un segundo verso, y menos atraer la atención sobre el sombrero de Pancho el cojo en el tercero de los versos! Simplemente ella no puede meterse en eso. Y me alegro; no sé si los méritos que creo tener en su formación ya dejaron de trabajar, y ella se nos ha ido de entre las manos. Acabo de promover en el internet algunas páginas de una publicación tabloide que edita y produce el colegio María Montessori donde ella funge de maestra en Santo Domingo. Yo que creo conocer su creación, hube de sentarme a pensar sus versos “Misericordia” cuando más “Natura”. Esto, Napoleón –me dije–, ¡esto es literatura! En el primero se me antoja creer hay todos los síntomas alusivos a la figura de Jesús el Cristo, pero ella no me lo corrobora ni en el punto final; tengo que ser yo en mi papel de lector el que le dé vida a los versos, y eso en mi país se llama inducción, implicar al lector en la creación, no dejarlo de arria en la contemplación de un todo muerto, donde él no participe; esto es irrumpir en los mejores cánones de la Vanguardia, sin dejarse arrastrar por los malos hábitos que aquella promovió, del NO decir, para molestar en antítesis al lector. ¡Ese título “Natura” ha sido tan llevado y traído! Y sin embargo en Maritza Marina ya es un clásico; cuáles los modos de hablarme de un simple aguacero, y deleitarme, obligando a mi imaginación a trabajar, para endilgarme sólo en el último de los versos el tema de esa obra, para descargarme una soberana entripazón, que aparte de sentirla en toda su literalidad, me levantó bríos lugareños –léase camagueyanos– en aquello de creer que en ella está elucubrándose una poetisa de calibre.

Alguna vez le hablé de estudiar pormenorizadamente cada renglón del filme Staying Alive/Sobreviviendo, que protagonizó John Travolta, ésa lección de capitalismo que debiera proyectarse en cada Juramentación de Ciudadanía en los Estados Unidos. No sé si mis ofertas hayan surtido efecto ante ella; es difícil que acuse recibo de cada lección que me creo aprendida. Hoy me desayuné con algunas escenas de ese filme antes de sentarme a redactar; y vuelvo a “decirla” en mis consejos: Tus pasos Mary, tanto en los versos libres como en el proceso de adaptación al mundo que afrontamos lejos de la tierra natal, tienes que asentarlos por ti misma. La vida no te dará un break-chance para que te sientes reposadamente a escribir; hay que allegar los chavos al tiempo que uno busca dentro de sí esos los llamados para los que fue enviado al mundo. A nadie le importa si tu poesía mejora y/o si te dedicas un buen día a imitar lo que escribe maese quién sea, o madame Dupaua. ¡Nobody has to care about nothing! ¿Who care? ¿A quién le importa cómo logras metas? ¿Who care? Tú bailas todos los días muy cercana al fuego, yo lo hago tratando de cuidar el trabajo que me permite vivir como persona en la tierra de promisión que son los Estados Unidos. Hasta para el tema del amor, ése filme tiene alertas, aprende de sus advertencias y acaba de soltarte en la tempestad de tus versos. “Everybody uses everybody”. Que cada verso construya, sea coherencia para los sonateros, y sigue riéndote de la imaginación del lector; verás que en jugando con cada quien, al tiempo que los usas, induces a pensar. Esa es la Vanguardia que se abre paso en la vida cruel.

https://napoleon03.wordpress.com/

 

diciembre 28, 2007 - Posted by | Maritza Marina

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: