Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

¿Quién le teme al cambio en Cuba?

Basado en el artículo EL DÍA DESPUÉS. Por Cristina Peri Rossi


Tuvo que venir de la argentina la advertencia. Quizás nunca he encontrado mayor concentración de comentarios onerosos contra los cubanos que escogimos Miami tras escapar de Cuba, que con el artículo “El día después”, redactado por Cristina Peri Rossi. Es evidente que la estela de crímenes y fracaso que trajo consigo otro argentino –el Che Guevara–, persiste en la psicología y desafección de la Rossi contra nosotros. Resulta que aprovecha la publicación de un libro bajo título similar al de su artículo, por parte de exiliados cubanos en Barcelona, España; al parecer son reflexiones sobre un probable caos que se armaría en Cuba, al día siguiente de la desaparición del poder castro-comunista.

Ella trae a colasión lo peor de la experiencia transitoria en países como la Alemania del Este, la invasión de especuladores y contrabandistas de todo tipo, la conglomeración de todos los males posibles, como para inyectarle al cubano anti-che, terror al cambio. Es cierto que en breves renglones reconoce la falta de libertad implícita en el régimen que padece Cuba, habla de “héroes cansados”, utopías, y abusos adicionales. ¿Quién podrá hablarle al cubano exiliado de los defectos del capitalismo? ¿Los cubanos de Barcelona tendrían que saber más sobre el tema que los que habitamos Miami? Sí que deben ser previsibles las experiencias contadas en aquel libro, por el acento con que habla la Rossi. La lucha por la supervivencia es dura, independientemente del estándar de vida que unos y otros se hallen. Cada quien ha tenido tiempo para convencerse de que no existe un mundo perfecto, aunque ninguna de las alertas de la Rossi puede coartar el derecho de las nuevas generaciones a intentar otros proyectos. Nadie tiene que eternizarse en aquella aberración monárquica que se inventó para menoscabo de la isla.

La autora no pone reparos en buscarse argumentos en la cultura greco-romana, y nos trae a Ovidio sentenciando que “después de cada orgasmo, viene la melancolía”. Pueden existir todas las amarguras probables, por el hecho de que las expectativas de cada cual no hallan sido cubiertas, pero eso no la autoriza a introducir las irrealizaciones sexuales de aquel autor en los conflictos de una era post Castro. Ella nos dice que por cortar el cordón umbilical con la isla y la revolución, los intelectuales redactores del libro, se quedaron sin mito; y en esto contradice sus breves aserciones para equilibrar su trabajo crítico. Las razones que concede a los cubanos en su necesidad de escape, palidecen ante esta aseveración, este complejo de culpa que debemos cargar en el intento de rehacer nuestras vidas en otras partes del mundo. ¿Cuál mejor mito que el de emigrar, de hallarse respiro y espacio? ¿No fue el pueblo judío el que protagonizó el más grande de los mitos cuando escaparon del cautiverio? ¿No existen tres importantes religiones que creen en aquel mito inmarcecible? Porque el libro se escribió en Barcelona y no en Miami, es por lo que no habla de nostalgias, son páginas donde se “reúnen las reflexiones de una generación ya para siempre transterritorial”. Habría de suponerse entonces, que todas las culpas en el sostenimiento del mito que nos niega, recaerían en los habitantes surfloridanos.

A continuación y sin más reparos, ella se lanza con su psicología tercermundista a vendernos el proyecto que su propio pueblo no ha buscado, con el cual su escogido adalid le dejó complejo de fracaso. Ella misma se contesta en dos renglones magistrales, aunque los traiga a regañadientes y retórica anexa: “Una ley no escrita y contra la que me rebelo dice que más vale no opinar sobre la política que concierne a espacios geográficos que no son los de nuestros orígenes“.

napoleon03.wordpress.com

febrero 22, 2009 - Posted by | Otros autores

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: