Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

La mujer siempre, en la psicología martiana.


otero1

Me transformaron el día en febrero 24 del 2009; no es posible seguir siendo la persona de ayer luego de leer y disfrutar las fotos del artículo “LA BELLA OTERO (I)“, publicado en el espacio web “Cuba, literatura y diáspora”, por uno de sus colaboradores más útiles. ¿Cómo es posible que no conociera de la vida posterior de aquella beldad que arrodillara a príncipes, potentados y poetas de la época de José Martí? ¿Cuántas veces hurgué en bibliotecas en busca de materiales diferentes para impartir mis clases de Literatura? ¿Cómo no me alcanzó el tiempo para allegarme a las divinidades del tributo que el hombre bruto debe a criaturas excepcionales? ¿Será que la nonagésima copia de foto “admitible” que le endilgarían a los textos de Literatura Cubana, no me dejó caer en el frenesí y el éxtasis de éste héroe imperfecto? ¿Hasta cuándo y en cuántos modos probables un héroe se puede comunicar conmigo, en la medida que le descubra sus veleidades humanas? ¿Las arengas y discursos retorcidos de patrioteros de las dos orillas del caso cubano actual, lograrían ésta afección que me conquista Martí hoy? No se puede seguir siendo la persona de ayer. Hoy no me puedo culpar tanto porque los ojos se extasíen en contemplaciones; es asunto de humanos el ser imperfectos, y el de combatirse a sí mismo, como le ocurriera al poeta en la acera frente a aquel banderón español que no le dejara decidirse a entrar al teatro donde actuaría la bella Otero. La primera de las fotos que exhibe este enlace, es para caer en postración, “sí señó”, como dirían amigos andaluces. “¿Cómo dicen que es gallega? Pues dicen mal: es divina” … Nooo, ni siquiera divina, Sr Martí, aunque ella naciera en Galicia según estudios, yo diría que es andaluza, si lo respira en  su “ceja de mora traidora”; obsérvenla bien, es más que divina, y tiene esa expresión curiosa, esa belleza sui géneris que descubrí en las féminas del mediodía español durante mi viaje en el 2006. ¿Cómo no rendirse ante tal descomunal agresión al instinto masculino? Claro que debería amarse con todas las fuerzas a la fémina propia para no darse de puñetadas con otros a por comprar taquilla de entrada en aquel teatro del poema martiano. Entonces es verdad, mis abuelos debieron sufrir en otro estilo y medidas lo que le ocurre al hombre actual: el hombre siempre de iluso despeñándose en las ridiculeces de siempre. Pues sí, las artes femeniles para vencer ejércitos, están presentes en la primera foto, sin abandonar recato; es el conflicto presente que ocupa a mi generación cuarentona en aquello de comulgar o no con las últimas formas que adoptan algunos jóvenes en el enfrentamiento del régimen de La Habana, con todas las similitudes del que le tocara enfrentar al José Martí de levita impecable.

Con extremada alegría descubro en los versos martianos, lo que dije de otra beldad en mi artículo “Evoluciones líricas en la prosa de María Eugenia Caseiro“; sí, observo cuellos retorcidos, bastones húmedos por el sudor de hombres de todas las edades, embobecidos con las trampas zalameras de la ninfa; yo mismo estoy allí, y grito no sé si de furor, “hala, que estás bella”, y recibo el codazo del Maestro que la devora con la mirada, y aquellos ayes ante las evoluciones de la diosa mitológica. “Súbito, de un salto arranca; Húrtase, se quiebra, gira”; y me caigo de la silla, y su vestido me roza la sien, al tiempo que escucho el “ayyy” de la multitud, y se multiplican mis sentidos al tiempo que planeo robar el banco de la esquina para hacerla mía, hasta que otra patada me regresa a la posición de silla en el siglo XXI, aunque ella no abandone su danza por los laberintos de la psicología masculina.

La filosofía del hombre y su eterna búsqueda de la verdad está presente en la vida de Agustina Otero Iglesias; increíble que alguien de su connotación pudiera vivir los mejores años del apóstol cubano, para venir a morir apenas 5 años después en que me tocara nacer, 1965 ¡Qué larga vida! Pero ¿cuántas son las lecciones? La gloria es efímera, y ninguno de los poderes terrenos puede eternizarse. Aquella señora de la última de las fotos exhibidas, que amenaza con su bastón las pretensiones de un fotógrafo, es patética aunque sea regularidad de vida.

¿Por qué me negaron en Cuba la oportunidad de conocer en toda su medida, las sublimidades de la imperfección humana en la imagen de personas específicas? Debo suponer que cualesquier revista de antes de 1959 habría consumido todas las oportunidades de ir contando el relato sobre la bella Otero, que fuera vertiendo la prensa francesa. Quizás la aburrida Bohemia que me tocara leer, haya publicado sobre el tema con las imprescindibles ediciones, pero mi espíritu no me trae recuerdos concisos; aunque la primera de las fotos que aparecen arriban, no me resulte totalmente desconocida, estoy convencido de que la segunda, preñó en mi memoria alguna visión soldadesca, porque el imperio ruso me necesitaba para sus aventuras en África, en la versión isleña de carne de cañón. Sí, esa imagen me es muy familiar, y está a tono con lo que querría sembrar el régimen castrista en las cabecitas escolares; que José Martí habríase inspirado en una soldado tosca, para escribir sus Versos Sencillos X: 1891 “La Bailarina Española“. La imagen, habría superado el lirismo de los versos.

otero21

Hay una foto a color publicada a continuación, en el artículo mencionado al principio, que imprime la sensación de filme, por lo que tengo que irme a los amigos en Andalucía con los ruegos de siempre. Dios existe en el goce estético que me ha producido esta lectura, porque Jose Martí fue hombre por encima de cantos plañideros, porque mis culpas menguan, y no termino de aprender todos los días.

napoleon03.wodpress.com

febrero 25, 2009 - Posted by | Archivo/ARTICULOS

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: