Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

¿Estás harto?

Hasta el periódico “El Nuevo Herald”, quien fungiera como el heraldo de mi relativa libertad en La Habana de 1995, se ha estrechado; lo han comprimido, pareciera uno de esos pergaminos que Martín Lutero clavara en las paredes de su época. “El Nuevo Herald” ya no es tan “wide” como antes. Creo que la crisis mundial podría ser nuestra mejor aliada para la consecusión de la libertad de Cuba; no habrían mejores argumentos para que el peor de los geminianos que habitan la contemporaneidad, se decidiera a por algo, en medio del caos que corre impertérrito por las calles de Viena, Bogotá o la República del Congo. La CIA, una de las instituciones en que los cubanos cifraban esperanzas en la década de oro, los ’60, también comulgó con aquella familia del geminiano que hoy dirige La Habana. Juanita Castro trae a la comunidad cubana del exilio en los vaivenes típicos de “la amo, no la amo”. La CIA, una de las fundaciones que habrían propiciado la libertad en el mundo -amén de la fama negativa que le endilga el antiyanquismo de los franceses post 2da Guerra Mundial-; se ha prostituido con el decursar de los años. Le fue más fácil reclutar a una mujer indefensa, quien a partir de 1962 dejara de serle útil a la causa cubana, luego de que la “familia real” descubriera sus filiaciones anti-comunistas; mientras ha ignorado consuetudinariamente a muchos héroes de la lucha anti castro. Hoy, en boca de cualesquier antojo, en las propias aceras de la “recalcitrancia versalles”, 3555 SW 8th St, Miami, sus siglas sufren las veleidades políticas que nos traemos los cubanos desterrados.

Es un error escribir la historia oyendo a una sola persona; cuando menos, Univisión debió entrevistar a varias con diversos puntos de vista, incluyendo aún a cualquiera  de los alabarderos del régimen castro cubano; cualquier opción  es mejor que desatar las pasiones, aplausos y defenestraciones, “en los modos en que acontece” cada vez que el tema del libro de Juanita Castro sale a la palestra. Es un insulto y una falta de respeto de Univisión respecto de la historia de Cuba; si esa entidad hubiese quedado al margen, entonces se podría culpar solamente a María Antonieta Collins, la redactora oficial.

La crisis lo condiciona todo en estos días; Raúl Castro no pudo darle continuidad a la aberración que signaran desde los principios como Libreta de Abastecimientos; Juanita Castro salió de su ostracismo en busca del dólar esquivo; Univisión 23, bajo las pautas de uno de sus alabarderos, de cuando en vez guiña sus ojos a quienes estamos hartos de su periodismo de izquierda; Jorge Ramos, el favorito de esa institución, se rasca la cabeza al sufrir la merma en la venta de sus libros, y se aboca a todos los aspavientos posibles a porque el Presidente Obama se trague el cuento de que él es una de las figuras preclaras del mundo hispano. Las odaliscas “hookers” regresan a por sus fueros en la propia Calle 8 donde pugnaban por desaparecer años atrás; algunos isleños que se desviaran para europa por causa de no recibir visado norteamericano, prorrumpen en todo género de maromas y odios contra la democracia norteamericana, y las filiaciones pro de sus cubanos sureños.

La vida nunca es lo que suponías la noche antes, aunque las pesadillas de prisión política no te abandonen, aunque el Holocausto Cubano persista gracias a la moralla internacional que la secunda. Seremos libres a pesar de la desidia de todos. Hoy día varios amigos me piden redacte la carta para reclamar de la FNCA que fundara Jorge Más Canosa, devuelva todos los 5 pesos que cada quien estuviera donando por años; están hartos mis hermanos, los están ahora que la FNCA, en opinión de muchos, ha hecho un giro demasiado radical aún ante la perspectiva demócrata que siempre exhibiera el inmanipulable Mas Canosa. La historia china que nos quiere contar Univisión en su libro firmado por Juanita Castro, convence quizás a los menos; merman las ventas. El tipo aquel que semanas atrás se nos vendía como la última coca cola de la disidencia cubana, el mismo que dibujara un cuadro de Cuba o su mapa, “con la sangre que a sí mismo se extrajera en las celdas del castrato”, dicen que resultó ser un agente de Aquello. Estamos hartos de tanto lleva y trae, hartos de esperar, hartos de cambiazos y retreta, pero persistimos en la creencia; Cuba sigue allí en un recodo de la memoria, y aún los nacidos después de la tomadura de pelo castro cubana, nos implicamos en ello; creemos.

napoleon03.wordpress.com

octubre 31, 2009 - Posted by | Archivo/ARTICULOS

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: