Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Abre la lengua y saca la boca

Frenesí, gritos, ayes por allá, por acá lamentos de amor o desesperanza; esos los visos de hidalguía para la lengua de mando, para los otros de obediencia. No hay más que conectarse a dos culturas a través de dos filmes representativos. Aquí y ahora “Assassins of Honor”, allá, y en contravensión a siglos de usura y maltratos, los chinos, y su filme “Fist of Legend”, tras la consecusión Jet Li, opuesto al Toshiro Mifune de aquel filme japonés.

Lo que nos ocurrió a los isleños, habitantes de una isla aherrojada en el pasado, la Cuba de los maltratos y vejaciones, es un caso al revés. Cuando el castrato autorizó el primer filme kung fu en Camagüey, “La cámara 36 de Shaolín”, recorrimos las calles adoquinadas todos los locos de mi época, tirando manazos y preparándonos mentalmente los menos, para enfrentar dignamente a la tiranía castro cubana, tan como el héroe de aquel filme de los ’70. Lo que ha ocurrido con Cuba y La Gran Nación del Norte de América, ha sido algo sui géneris; durante los abusos de la metrópoli española contra los mambises, entre los años 1874-78, el más egrerio de nuestros samurais, Antonio Maceo, espetó ante la historia y a boca de jarro aquella frase que el régimen actual aún esconde: “Pidamos auxilio a los norteamericanos; lo esencial es salir del coloniaje español; después, si se hiciere menester, sacamos a los norteamericanos”. Estos últimos, los mejor aplaudidos y/o vilipendiados en la historia contemporánea, nunca tuvieron intención de colonizar a la isla, y se largaron tan pronto el orden quedó restablecido en 1906, después de una década de hambruna, pillaje, y campos de concentración creados por el general español valeriano Weyler. Los norteamericanos -por alguna razón del destino-, nunca cedieron a las ansias de anexión demostradas por los mambises más insignes; mientras que Japón, la misérrima islita del pacífico, siempre sometió a la China continental a todo género de malas intenciones. La voz del cubano típico, es autoritaria y arrogante, aunque se esté muriendo de hambre; la lengua japonesa de nuestros días, aún persiste autoritaria y agresiva; mientras que los chinos kung fu, demuestran una flexibilidad milenaria en el segundo antes de parar un golpe de kárate o sable samurai. Mientras nos extasiamos ante las majestuosas evoluciones de la katana japonesa, no podemos menos que arrobarnos -los amantes del género- ante la humildad de los movimientos defensivos del kung fu chino.

Es una época de tropelías; el 2009 cabalga sobre las ansias de muchas personas insatisfechas; los inmigrados en los Estados Unidos viven a la carrera, desfazados, deseosos de triunfar; y a la par de hacer los planes computadora de por medio, se podrían gritar entre unos y otros, “apúrate que ya viene, abre la lengua y saca la boca”.

Que entiendan los que traigan consigo sus entendederas.

napoleon03.wordpress.com

noviembre 2, 2009 - Posted by | Archivo/ARTICULOS

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: