Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Moliére.

Moliére
Moliere.jpg

Son curiosas las fuerzas que impelen a transmitir sobre un disfrute estético, razones para volcar 24 horas antes, o las emergencias de una noticia; sin compulsiones editoriales, el censor y su adarga o el vulgar salario. El filme “Moliére” dirigido por Ariane Mnouchkine en 1978 tiene la habilidad de sacarte de las fauces del mundo actual, y te planta sobre el hecho medieval del siglo XVII sin otras apelaciones que responder absorto, lejos de personas y diálogos intrascendentes. No podría recomendarse con mesa de dominó de por medio, ni la cerveza o los chistes crueles de quienes no estén emparentados con la historia, el ritmo del cine francés, y/o la trascendencia de ese personaje que hizo época para fundación moderna de las artes dramáticas, el teatro y la literatura.

Desde los inicios has de acompañar a los personajes por entre el fango insufrible, las callejuelas y la miseria espantosa que aparecen en segundo y tercer planos en filmes de taquilla.     Jean-Baptiste Poquelin sufrió experiencias terribles antes de acceder al amparo monetario de la corte francesa; desgraciadamente todas las manifestaciones del arte han debido cobijarse bajo el poder, para subsistir; aunque a diferencia de la pléyade de artistas plegados a la tiranía afín a mi cultura isleña; éste gran hombre supo burlarse de todas las aberraciones sociales; fue tan grande que debieron respetarle por su talento.

Apenas si encontré este filme en la última y probable tienda de videos de Hialeah, al sur de la Florida, durante una de ésas expediciones que realizo en busca de obras que contendan con mi hambre de saber. Apenas si puedo recordar oraciones sobre Moliére en libros de textos aburridos a que el estado castro cubano me permitiera el acceso luego de nacer en 1960. Nada, nada  supera la experiencia visual, el que te saquen de la sala de tu casa, actores como Philippe Caubère; de modo que estuve todo el día de hoy en la Francia de Luis XIV con todos los vicios cortesanos imaginables, y todas las miserias del espíritu retratadas en las obras del gran comediógrafo. Pocos filmes recrean la verosilimitud de una época, como ésta; incluso me llevaron a escenas del “Lazarillo de Tormes” en la avidez con que los amigos de la infancia de aquel, se apegaban al pan, la mesa y la leche de su casa, un poco mejor protegida contra las veleidades del vulgo.

Es cierto, su padre a regañadientes le sirvió de mecenas, tuvieron que sufrir humillaciones de parte de portentados, para no padecer el invierno a la interperie y durante el teatro errante; quizás el relato pudiere pecar de imprecisiones; ni siquiera es menester revisar con lupa todos los detalles que se narran. Lo importante es que el trabajo cinematográfico actúa como una máquina del tiempo portentosa para los amantes de esta manifestación artística.

Me atrevo a asegurar que este trabajo de Ariane Mnouchkine, no está incluido como una asignatura más en ninguna de las universidades que coartan intenciones con textos atiborrados y vacíos.

napoleon03.wordpress.com

diciembre 13, 2009 - Posted by | Archivo/ARTICULOS

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: