Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Elián González, ¿un soldadito de plomo?

elian
El código Elián González provoca rechazo instintivo, hartan las imágenes del niño balsero, devenido en soldado para el sostenimiento de la dinastía castro cubana; harta el intercambio de fotos, harta el doble sentido de la condolencia, hartan los recuerdos y todas las meteduras de pata. Se juntaron dos poderes y los favores mutuos, para quitarle la oportunidad al niño de vivir como escogiera su madre; ella se fue, desapareció en el mar, y en una era donde se han perdido todos los valores que sustentaba el castrato, exhiben la cara que le adiestraron al ex-niño, para amedrentar sueños y esperanzas de cambios en la isla de Cuba.En el exilio surfloridano, catorce personas con acceso al micrófono, y sin otro entrenamiento que sus posibilidades de bolsillo, ascendieron a la lideratura de la pelea sobre los destinos del huérfano. Hace diez años de aquel enfrentamiento; el régimen de La Habana haciendo uso de todos los resortes afines a la democracia norteamericana para llevarse al infante como trofeo; acá cientos de miles de almas exentas de cualquier tipo de provecho -según acusara el castrato-, diezmadas por el calor sofocante, las horas en pie, las refriegas policíacas y la falta de sueño, clamaron por días y semanas para que en última instancia se le diera oportunidad al niño de crecer y elegir por el legado materno o regresar al infierno de donde ella lo sacó. ¿Cuál de las personas cercanas al muchacho en Miami, podría haber tenido intenciones de beneficiarse económicamente del hecho? Ese es el más oneroso de los argumentos que esgrime la quinta columna castrense, que habita y disfruta la libertad entre exiliados. ¿Cuáles derechos podrían asistir a un padre, de regresar al muchacho a aquello de donde lo sacara a escondidas la madre? El mundo observó, escuchó; a sabiendas de que el castrato manipulaba a su favor a aquel padre, no aparecieron los elementos del derecho internacional que pudieran interceder en el conflicto.

En la isla se regodean en el triunfo del caso; diez años después el régimen insiste en los privilegios a la familia que rodea al rehén, a éste lo convirtieron en soldado, y lo hacen repetir las mismas consignas que provocaron la estampida de la madre; es un ser retraído, insomne, atrapado en una cápsula, vigilado las 24 horas, con guardaespaldas para ahuyentar intenciones de escape o periodistas internaciones que pudieren extraerle confesiones incómodas.

Hay un espantajo aferrado al destino de Cuba, negado a irse; es el mismo a quien se le metió entre ceja y ceja que le regresaran al muchacho. Se le acabó el tiempo a la dictadura más cruel de la época contemporánea; todos los días escapan hacia la razón, amanuenses y retreta izquierdista, hartas todas las instancias de argumentar por lo indefendible; al régimen no le queda otra opción que desaparecer, entonces, ¿qué podría barbotear el soldadito de plomo que hoy tatarea lemas de la época stalinista? Si no existe nadie con acceso a sus oídos para refrescarle sobre los hechos, si no existe nadie que tenga el coraje de hablarle la verdad, tienen que ocurrir los flashes del espíritu que aboguen por la sacra voluntad de la madre.

El alma se contrita al recordar que le cercenaron la oportunidad a alguien, de vivir en libertad; es lamentable conocer de aquellos que nacieron después de 1959 en la isla, y ya partieron a otra vida, sin conocerla; con el caso del soldadito, varias generaciones de cubanos libres tendrán que paliar recuerdos, frustraciones, o en el mejor de los casos aprender las lecciones implícitas.


https://napoleon03.wordpress.com

abril 23, 2010 - Posted by | ¿Un soldadito de plomo?

1 comentario »

  1. Fue horrible aquel acontecimiento, yo estaba en la Habana, por meses todo el pueblo cubano iba a la marcha, los niños de toda Cuba no podían mas con eso, (yo lo llamo: el lado cómico del asunto). Todos los días me topaba con niños hartados, y después también, cuando Elian llegó al fin a la casa patria. Cada año se festejaba su cumple con keke y cotillons, incorporados con el discurso de Fidel, obligatorio. Claro que venia en mente a cada niño que quizás ese Elian era un privilegiado, ya que era el pupilo del Comandante, una vez me tope con un niño que me dijo: carajo, a mi también me gustaría estar en el mar con los tiburones, así me rescatan y me la paso de maravilla después…;
    Esa vez, de todas formas, allí se defendía la Patria Potestad, el padre quiso su hijo a su lado… si eso era lo que el quería de verdad o si se arrepintió después, con el tiempo, eso no lo sabremos quizás nunca…pero si yo se que la justicia cósmica triunfa siempre y que la mentira tiene las piernas cortas.

    Comentario por annaassenza | abril 27, 2010


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: