Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

El bisturí.

marzo 19, 2011

Por Esteban Fernández

Siempre tengo la osadía de comparar la tragedia de la nación cubana con un tumor maligno del tamaño de una toronja en el medio del cerebro. Y a cada rato se me escapa comentar que la única solución es extirpar de raíz la terrible protuberancia.

Inmediatamente que lo hago recibo una andanada de opiniones contradictorias: “¿Cómo te atreves?” Malinterpretan que lo mío es una falta de respeto y un ataque a los que de buena fe todos los días dedican sus vidas, arriesgándolo todo, a ponerle vendas yMentholatum en la cabeza  cancerosa.

Me dicen: “Lo que hay que hacer es enviarle tintura de yodo  a la población para contener el tumor”. Me increpan: “¿Qué haces tu para curar ese cáncer?” Y no tengo una buena respuesta para eso, simplemente porque no soy un neurocirujano ni tengo en mis manos un bisturí.  Simplemente doy una opinión sincera.

Quieren que yo crea que por las buenas vamos a pasarle la mano por la frente y el brutal quiste desaparecerá. Constantemente me comunico con verdaderos expertos en la materia (que han dedicado más años a esto que el mejor cirujano del mundo) y concuerdan en que hay que arrancar de raíz el cáncer.  Pero miles de ignorantes gritan: “¡Hay que ponerle unos paños de agua tibia al  moribundo paciente!” Como recomendaba Clavelito: “Vamos a poner un vaso de agua encima del radio”.

Hay muy buenos cubanos, quizás la mayoría, que sinceramente opinan que todo lo que se haga por aliviar la agonía del enfermo debe ser aplaudido. Y a lo mejor tienen la razón. Que sé yo, yo no soy curandero. Simplemente digo las cosas como las veo. Y es más, todos los días le pido a Dios estar equivocado y que untando  Vick Vaporup,  se haga el milagro.

A través de más de 50 años de exilio he visto como se levantan las esperanzas de los desterrados, se crean ídolos de barro, y después cunde la decepción abrumante. Mil teorías han surgido y miles han caído. Y el enfermo sigue cada día mas grave. Alpha 66 combatió el cáncer a tiros y ataques comandos. Manuel Artime, Andrés Nazario, Diego Medina, José Elías de la Torriente, Jorge Mas Canosa, Tony Varona y muchos más cayeron sin poder curar al paciente.

Pedirle a la población desde el cómodo destierro que ASUMA LA CURA CORRECTA y se lance a cortar con machetes el cáncer, cae mal y recibe críticas acérrimas. Entonces no queda más remedio que conformarnos con criticar la solución de enviar dinero para ser gastado en linimento de Sloan y en aspirinas para combatir el mal que aqueja a la nación cubana. Algunos optamos por la segunda -la critica constructiva- aunque barran el piso con nosotros.  Tiempo al tiempo y se verá quien tuvo la razón.

Dentro y fuera de Cuba parece que no existe un bravo que puede realizar la operación.  Sólo surgen  curanderos y muchos ponen la fe en hierbas medicinales.

Del lado de acá, desde hace mucho rato si usted trata de obtener  los equipos necesarios para realizar la cirugía USTED VA PRESO. Es decir, vamos a hablar más claro, intente comprar ametralladoras calibre 50, explosivos C4, y usted irá directo a acompañar a Eduardo Arocena (Omega 7) en su cadena perpetua. Y en Cuba no parece que hay nadie dispuesto a recibir esos instrumentos quirúrgicos. Nos dicen YA ESA ÉPOCA SE ACABÓ. Vaya, no se pudo tumbarlos con rifles y ahora vamos a  derrocarlos con celulares.

Ustedes han visto que el gobierno norteamericano actualmente  da ayuda económica y muchos GRANTS para comprar “oxigeno” y mantener  en respiración artificial al moribundo. A los gobiernos de este país (todos) les ha interesado tres bledos que el enfermo esté un siglo más en coma. Lo único que les interesa es que la isla vecina se mantenga viviendo pacíficamente, sin darles dolores de cabeza a ellos.

Ah, y como colofón, les digo que la posición más acomodaticia no es la mía sino es la de los que esperan que los de allá resuelvan el problema con unos dólares y equipos electrónicos que les envían los que aquí doblan el lomo de verdad.

marzo 19, 2011 - Posted by | Otros autores

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: