Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

ANECDOTA CONTADA POR RADIO-OYENTE, A TRAVES DE RADIO MAMBI 710AM DE MIAMI, A LAS 9:23AM, EN REFERENCIA AL TEMA DE LOS EMPRESARIOS CUBANOS EXILIADOS, DISPUESTOS A RE-INVERTIR EN CUBA.

ANECDOTA CONTADA POR RADIO-OYENTE, A TRAVES DE RADIO MAMBI 710AM DE MIAMI, A LAS 9:23AM, EN REFERENCIA AL TEMA DE LOS EMPRESARIOS CUBANOS EXILIADOS, DISPUESTOS A RE-INVERTIR EN CUBA.

Aduana en Cuba

“Las familias han debido soportar les manoseen a los hijos en aduanas o aeropuertos, para poder escapar de Cuba. Conozco el caso de una mujer que  tuvo que decirle al esposo, que mirara para otro lado, ignorar el vejamen que se cometía sobre su niña. La mayoría de estos empresarios  dejan sus esposas en Cuba, para que las coman y gocen los funcionarios gubernamentales, a fin de que los dejen salir y entrar de la isla cada vez que quieran”. A. Camejo Serrano. –https://napoleon03.wordpress.com/-.

 

 

 

 

 

 

¿Qué opinión tienes de la Aduana General de Cuba en el aeropuerto Int’ Jose Martí?
¿Cómo consideras el trabajo de los aduaneros a la hora de llegada de los vuelos internacionales al aeropuerto?

Richard Richard/Mejor respuesta – Elegida por la comunidad/Desde es.answers.yahoo.com

No hay nada mas tortuoso que viajar a la Habana, especialmente si eres un cubano que regresas o que resides en otro país. No te hablo de los que viajan desde Miami porque hasta una terminal del aeropuerto han destinado para esos vuelos (ahora la están “restaurando”), con todas las incomodidades incluidas para los “gusanos” miamenses (yo también lo soy, muy orgullosamente, pero no vivo en Miami ni en EEUU). Y miren que he tenido malas experiencias en otros aeropuertos, pero hay un límite de incomodidades que las autoridades migratorias y aduaneras de cualquier país no rebasan con el viajero, so peligro de vérselas con la prensa y los juzgados. Pero como sabemos que ninguna de esas dos cosas existen en Cuba (que valgan la pena) por carecerse en la isla de un estado de derecho y de libertad de expresión, por lo tanto estamos expuestos a cualquier arbitrariedad sin límites.

Cuando llegas al aeropuerto José Martí en La Habana (ya vuelve a llamarse así la capital, cuánto tardaron para corregir la burrada del cambio de nombre) precibes el ambiente policíaco que flota desde que sales del avión (aquí describo la terminal 3, que es por donde volamos los que no procedemos de Miami ni de vuelos nacionales). Caminas por un pasillo y bajas una escalera, llegando a un lúgubre salón que al final tiene las casetas migratorias, y ahora con lo del seguro de vida, al fondo colocaron una mesa para cobrarte el mismo. No puedes pasar sin pagarlo, aunque por el momento la medida la están aplicando de manera selectiva, especialmente para cubanos residentes afuera, no tanto para los extranjeros. Aunque se asombren, son las autoridades migratorias los que lo piden cuando te chequean (por lo cual ahora se han convertido también en agentes de seguros). Las colas para las casetas, ni contarte. Recientemente han destinado algunas para personas con niños de brazos, ancianos y discapacitados, todos ellos no cubanos, pues para los cubanos residentes en la isla y que regresan de viaje hay un par de casetas, que son las que mas se demoran.

Cuando pasas migración, viene la parte mas tortuosa (inimaginable en cualquier país): la parte aduanera. Hay dos salidas, una para los extranjeros que llegan y por la cual salen rápido no importando cuánto sobrepeso o equipaje lleven. La otra, para los cubanos residentes o no en Cuba. Antes de pasar por esta última, lo pimero que están son las básculas por la cual te obligan a pasar TODO EL EQUIPAJE (incluido el de mano), excepto medicinas y alimentos hasta un peso determinado. Lo cierto es que si esas medicinas y alimentos las traías en tu equipaje de mano o dentro de otro, te jodiste, porque no te dejan sacarlas y te la pesan pese a ser ello una violación de las regulaciones aduanales. No tienen perdón con los cubanos tengas la edad que tengas, ese pequeño espacio es una réplica de los campos de reconcentración de Weyler durante la colonia. Todo los cubanos molestos y ofendiéndose, con el mas bello vocabulario de nuestras distinguidas barriadas. Ahí se mezclan lo mismo las madres con niños, que los ancianos, que las jineteras y pingueros, que los intelectuales, pero con el mismo lenguaje. Como Fuenteovejuna. Como casi todo el mundo lleva algo de sobrepeso, entre la ansiada salida y las básculas construyeron las casetas de pago del impuesto que a su vez son casas de cambio. Una versión cubana del 2 por 1, pero sin descuentos. Así que la segunda cola conflictiva es para pagar el sobrepeso. La diferencia está en que los cubanos residentes en la isla lo pagan en pesos cubanos y los que residimos afuera, en CUC. Y luego (al fin!)…la puerta de salida (o de entrada al otro infierno que es Cuba). No te digo lo que te cobran porque es un asalto a mano armada al bolsillo del viajero al mejor estilo de Billy the Kid, pero con barba.

mayo 31, 2011 - Posted by | Cuba/ADUANAS

1 comentario »

  1. No dejen de visitar http://desarraigos.blogspot.com/2009/08/la-aduana-de-cuba-extorsiona-y.html

    Comentario por napoleon03 | junio 25, 2011


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: