Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Sebastián Martínez, periodista español en las cárceles cubanas.

03/06/2011

De periodista a empresario preso en Cuba

Durante conversaciones con amigos de todas las latitudes y en trabajos periodísticos nuestros lo hemos reiterado una y otra vez: Los comunistas cubanos son unos mentirosos, pero como dice el viejo refrán ‘Nadie escarmienta por cabeza ajena’. Eso fue, desgraciadamente, lo que le ocurrió a Sebastián Martínez Ferraté.  El periodista español, convertido en empresario hotelero, jugó con fuego y se quemó.

Pensó que el clan mafioso que desgobierna Cuba desde hace más de 50 años había olvidado los trabajos, que como reportero realizara sobre la prostitución y otros temas dentro de la isla y le pasaron la cuenta. Acusado por los delitos de ‘corrupción de menores, proxenetismo y trata de personas y actividades económicas ilícitas’ se enfrenta a una petición fiscal de 15 años de privación de libertad. Como decimos en buen cubano: salió bien. Según el Código Penal vigente en Cuba puede ser sancionado hasta a cadena perpetua. Así de fácil es la cosa, ironicamente hablando.

En la actualidad  ya lleva más de diez meses preso en La Condesa, una prisión en la provincia Habana, destinada exclusivamente para extranjeros sancionados o en espera de la celebración de sus juicios. Con alguna que otra excepción, este centro penitenciario de rústicas barracas de madera con techo de fibrocemento acanalado, como el uso del servicio telefónico sin regulación alguna,  y un pequeño establecimiento donde poder comprar algunos víveres, cigarros y otras cosas, eso sí y muy importante, siempre en dólares o euros, pues aquí el dinero cubano no sirve para nada. Esto nada más es para esta prisión. Las prisiones donde languidecen hacinados como moscas los cubanos estos privilegios no existen, y la tenencia de dinero -en cualquier cuantía-, más de diez cajetillas de cigarrillos, o un frasco de medicamentos es motivo para una requisa personal total, al desnudo a la pelota delante de los demás reclusos, alguna que otra golpiza y un aumento de la sanción que cumple.

Para Martínez Ferraté, que como muchos inversionistas extranjeros, fundamentalmente españoles, confían en las promesas del régimen cubano es un duro golpe a la integridad física y moral la acusación recibida sobre los supuestos delitos cometidos. Para nadie es un secreto el incremento de la prostitución infantil y de todas las edades, razas y sexos en Cuba, ni los comentarios a voz populi de los dirigentes de las altas esferas del gobierno que trafican y sacan provecho de la misma. El mayor de los incentivos es una cita con una prostituta cubana joven vestida con su uniforme de estudiante de Secundaria Básica. La tarifa aumenta hasta en un 50%.

Sebastían Martínez Ferraté estaba centrado en su actual trabajo de empresario hotelero. Su misión era tratar de aumentar las ganacias. No grabó en su memoria lo que había hecho en su anterior trabajo como reportero de la cadena española Telecinco, y menos donde sacaba a flote la verdad sobre la prostitución en Cuba. El mismo se metió en la boca del lobo cuando arribó al aeropuerto de La Habana. No existe país alguno que esté libre de la presencia del oficio más viejo que existe en este mundo. Cuba no es una excepción. Negarlo es como tratar de tapar el sol con un dedo.

Pero ante la difícil situación que presenta Ferraté, ¿intercederá el gobierno español ante sus amigos de La Habana para esclarecer los hechos? ¿Ofrecerá ayuda a su ciudadano encarcelado en Cuba el presidente del gobierno español? Esperemos que Ferraté salga bien de esta encerrona que le ha tendido el Socialismo Totalitario Tropical Cubano y que quienes gobiernan en España  no se hagan de la vista gorda ante este caso.

Mientras espera por el veredicto final  ya puede ir preparando el  libro sobre sus experiencias en una cárcel cubana.

Una isla perdida en el mar
JULIO CÉSAR GÁLVEZ
Periodista
Ex-prisionero de conciencia cubano del Grupo de los 75

A continuación la primera parte del reportaje del realizador Sebastián Martínez Ferraté:

La Prostitución de Menores en Cuba

 

junio 7, 2011 - Posted by | Noticias

1 comentario »

  1. 20 de mayo de 2011
    Sebastián Martínez, periodista español en las cárceles cubanas

    Sebastián Martínez

    Al Gobierno cubano no le es suficiente censurar, perseguir y castigar a sus nacionales, aunque vivan en la diáspora, sino que también expande su escarmiento a los extranjeros que osan romper la imagen “impoluta”, y única autorizada, que exporta la deteriorada “revolución”, que si alguna vez lo fue, ya le perdimos el rastro.

    Hace once meses que las autoridades cubanas mantienen secuestrado al ciudadano español Sebastián Martínez Ferraté, responsable de autorizar a unos periodistas españoles que hicieran un reportaje para la TV5 de su país, donde exponía la prostitución infantil en Cuba, por cierto, de factura profesional, y que recorrió clandestinamente gran parte de los hogares de la isla.

    Vale mencionar que en ninguna imagen del reportaje existe pedofilia, ni siquiera morbo, menos corrupción de menores; el documental sólo destapa a la opinión pública la cadena alimenticia de la prostitución en la Isla, particularmente en La Habana, donde las jóvenes se venden al mejor postor. Lo más doloroso, no sólo para el Gobierno, sino para todos los cubanos, es que en el mecanismo de oferta está la complicidad del claustro de profesores que, recibiendo 10 cuc, aprueban la salida de la escuela en horario de clases y justifican la ausencia para evitar el aviso a los padres, que confían en el “rigor y protección” de la educación cubana.

    Pasó el tiempo y, a través de un “amigo” cubano que reside en España, engañaron a Sebastián y le hicieron venir a Cuba creyendo que ventilaría algunos asuntos sobre hotelería. El día que aterrizó su avión en el aeropuerto de La Habana, terminaba el Mundial de Futbol en Sudáfrica, y la Seguridad Cubana se encargó de anotar, una vez más, un penalti sin jugador en la portería, y así festejaba el más universal de los deportes.

    Al dar sus primeros pasos en la terminal aérea, lo estaban esperando y sin darle explicación fue arrestado y conducido hacia un lugar desconocido, que me hace recordar las denuncias de este propio Gobierno cubano contra los Estados Unidos, por los presos que están en la Base Naval de Guantánamo sin procesos penales.

    Han transcurrido once meses y su familia no ha sido autorizada a visitarlo ni recibe noticias de su status legal, ni siquiera un reporte de salud. Su esposa, la Dra. María Ángeles Sola, como su apellido indica, con su hija de cinco años, ha hecho todas las gestiones pertinentes en la Cancillería española en Madrid, pero en los primeros seis meses, la única respuesta que ha obtenido es que las autoridades cubanas negaron el contacto al Embajador en La Habana ni le daban razones del por qué lo mantenían encarcelado.

    María asegura, como declaró recientemente en una cadena de Radio en España, que el Gobierno ha hecho caso omiso a la situación de Sebastián. Y que las declaraciones de la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, sólo han servido para calmar a los medios de prensa y justificar a su Gobierno.

    Las autoridades cubanas han permitido que María contrate los servicios de un abogado para que represente a Sebastián, y después de extraerle varios miles de euros, ha llegado a la conclusión que ha sido inútil, perdió el tiempo y le han robado su dinero.

    Luego de mucha insistencia en los medios de difusión de España, la esposa logró que el Cónsul en La Habana lo visite en prisión, sin que reciba alguna respuesta concreta del secuestro, puesto que sobre Sebastián, hasta el momento, no recae ninguna acusación legal. María niega rotundamente las declaraciones de la Cancillería española, y culpa al Gobierno y al PSOE de complicidad con la dictadura cubana.

    La pregunta que todos nos haremos es por qué la Cancillería española no exige los derechos de Sebastián como ciudadano común y corriente. ¿Hasta cuándo el Gobierno español asumirá una postura crítica, sin complicidades de ningún tipo, con la política totalitaria de Cuba y le dará la espalda para luego justificar que no fue testigo? Lo cierto es que, tanto el PSOE como el Gobierno Español, tienen abandonado a Sebastián, aun cuando afirmen que él está recibiendo asistencia consular.

    Su esposa María Sola y un amigo mutuo, Manuel Fernández, han recurrido a mí para que a través de este espacio los ayude a difundir este atropello a los derechos internacionales, que por supuesto, cumplo con urgencia. Sabiendo que el régimen es especialista en construir falsos delitos, simulados juicios donde desde antes de escucharse las partes ya la condena está aplicada.

    Quisiera que este grano de maíz que lanzo a la opinión internacional, como aquel de José Martí, que toda la gloria del mundo cabía en un grano de maíz, ahora le quepa toda la justicia de los buenos seres humanos, y aunando nuestras voces exijamos los Derechos que le corresponde a un hombre indefenso que sufre cárcel injusta por cumplir con su deber como Periodista.

    Ojalá que nosotros sepamos cumplir con el nuestro.

    Publicado por Los Hijos que nadie quiso en 11:16
    http://loshijosquenadiequiso.blogspot.com/2011/05/sebastian-martinez-periodista-espanol.html

    Comentario por napoleon03 | junio 9, 2011


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: