Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Otros pasajes para la historiografía del relajo castro-cubano; vasallaje y connivencias.

Los golpes irremediables del alma.

Zoé Valdés

«No bastaron todos los abusos padecidos en el infierno castro-cubano; algunos emigrados cargan con el «policía» que les hicieron la vida imposible en la isla; quien pueda,  trate de digerir el caso relatado debajo, sin pasar por alto algunas reacciones que publico en comentarios».  Napoleon03@me.com  

En medio de un inmenso dolor como el que ha significado la pérdida irreparable de mi amigo Ramón Unzueta, me inundan el buzón de emailes sobre el caso de Daisy Granados y Juanita Baró en Miami. Pocas palabras de paz para el estado en el que me encuentro, mucha bronca, y de la callejera y sombría. Pese a mi dolor voy a dar mi opinión y la daré con toda sinceridad.

Supongo que el hecho de que yo haya recibido todos esos emailes, sea por la razón de que Daisy fue amiga mía y su marido Pastor Vega fue tío de mi esposo, Ricardo Vega. Y ella es por consecuencia tía también. Con ambos trabajé en la película Vidas paralelas.

No puedo confirmar nada acerca de este serio problema entre Daisy y Juanita Baró. Es cierto que en el año 1980 Daisy estaba enfrascada en la película Cecilia, día y noche, y no tenía tiempo para nada más. Aunque la película empezó más tarde y no en el mes de abril donde se sitúan los acontecimientos.

También es cierto que a Daisy le otorgó el régimen castrista las medallas 15, 20 y 30 aniversario del MININT, como a su esposo. Estas medallas se otorgaban y se otorgan a los artistas no sólo porque se consideraba que aquellos que eran premiados en el extranjero, viajaban y representaban a Cuba, debían informar sobre lo sucedido durante esos viajes, y captar a personalidades extranjeras para la causa castrista y causas revolucionarias. Lo que seguramente hicieron Daisy y Pastor, así como José Antonio González, con quien estuve casada durante dos años, hasta que murió en un accidente de avión el 3 de septiembre del año 1989. Medallas como esas, también es verdad, se repartieron a tutiplén, y muchos de los que hoy viven en Miami las poseen o las poseyeron, y no sólo las medallas, sino que cargan con la vergüenza de haber sido ´trompeteros, manosderechas, esbirros, terroristas, y asesinos, a cargo de los dictadores de manera directa. Lo que no les impide pasearse por la Calle 8 de manera abierta y sin que nadie le tire ni un hollejo de naranja. Quede claro que jamás obtuve ninguna de esas medallas, ni fui militante de nada.

Ahora bien, he leído todas las cartas, y no estoy de acuerdo con Daisy en que ella no daba escándalos, sí los daba, los daban ambos en todas partes. Sobre todo a aquellos que no estábamos de acuerdo con ellos en sus planteamientos en relación a la situación cubana. A mí, personalmente me dio algunos, uno en casa de Pepe Horta en La Habana (ellos eran muy amigos, al igual que yo), en donde yo dije y clamé por todo lo alto las verdades del Che Guevara (no fui la única, allí estuvieron otros, sobretodo amigos pintores de los años 80), hubo otro rifirrafe en casa del pianista Ulises Hernández, un tercero en la casa de otra amiga, Clarita, y el cuarto (que no fue exactamente un escándalo, pero sí una especie de llamado a la conciencia) en Madrid, cuando estaba filmando la película con Manuel Gutiérrez Aragón, también por cuestiones políticas, y por mi exilio y mi posición sumamente crítica frente al castrismo.

Del mismo modo, puedo afirmar, porque yo estaba allí, que también Daisy fue golpeada todavía más brutalmente por la policía castrista, a la entrada del Cristino Naranjo, de lo que ella supo defenderse como pudo, durante un festival de cine, el del año 1990, si mal no recuerdo, cuando a uno de los hijos de Abrahantes no lo dejaron entrar después de que le hicieran el juicio a su padre. La actriz de Retrato de Teresa estuvo sin salir una semana de su casa por la cantidad de moretones y un diente roto.

Recuerdo además que se paraba en la ventana de su casa a gritar “¡Abajo Robaina!” E improperios muy verdaderos en contra de la dirigencia del país. Esto lo hacía en total estado de desesperación y embriaguez. Y cuando digo embriaguez lo digo, de ninguna manera de forma peyorativa porque mi madre también, por otros motivos, se refugió en la bebida para aguantar la mierda que nos tocó vivir a todos. Estoy hablando de los años ochenta y noventa, que fue cuando la frecuenté, como amiga. Les agradeceré siempre a ella y a Pastor su apoyo cuando José Antonio murió.

Ricardo Vega tiene poco que ver con ellos, porque al convertirse Ricardo en disidente, tanto su tío como su primo mayor Aarón, fueron convertidos en informantes de la DSE en su contra. Sin embargo Daisy adoptó una postura conciliatoria y hasta cierto punto protectora de Ricardo, sin poder hacer demasiado desde luego, y nunca de modo tan cercano debido a las circunstancias. Me consta que fueron informantes del agente Yamel, puesto que en una ocasión iba yo en el automóvil con Pastor y con Aaron, y Pastor le pidió a Aarón que le dijera lo que sucedía en la casa de Ricardo donde se reunirían todos los del Grupo ARDE.

Aarón, no lo olvidemos, fue aquel muchacho que –según se dijo- delató a los profesores que vendían los exámenes, y su foto y testimonio salieron publicados en Bohemia. He visto que ha salido a defender a Daisy en Facebook, lo que es normal, es su madre. Pero lo que no es nada normal es que el ex seguroso del ICAIC, Yamel, hoy en Italia como manager musical, la salga a defender. ¿Por qué la sigue defendiendo un ex seguroso –según él- que se encuentra en Italia? Tal vez por su antigua amistad. Lo que supongo también sea normal para ellos.

Considero que la amistad tiene un límite cuando no se respetan los hechos reales que hicieron un infierno de la vida de muchos cubanos en ese país.

Del mismo modo, debo recordar que Daisy Granados también sacó la cara por algunos artistas exiliados, y habló a instancias mayores, con Vilma Espín, para que algunas de estas personas regresaran a Cuba. Lo que ellos hicieron en más de una ocasión.

Si Daisy hizo eso, o sea, si golpeó a Juanita Baró, lo que pudo haber pasado, dado su carácter temperamental y bastante violento en el pasado, es muy reprobable.

Daisy sin embargo, ha visitado Miami en otras ocasiones, y lo ha hecho de manera sumamente discreta. De lo que soy testigo.

Lo que me molesta de todo esto es que todavía anda por ahí el espía que soltaron en Miami y que nadie se haya atrevido a rayarle ni un yiti, y que por los programas de televisión estén campeando por sus respetos los secuaces y mano derecha de Raúl Castro, y compañía, todos serviles esbirros del castrismo, y nadie haya ido a sacarlos de allí como se merecen. Creo que el artículo de Juanita Baró y Manuel Ballagas es muy justo, si eso ocurrió tal como lo cuenta su esposa, pero deberíamos exigir que la cosa sea por igual o vaya a más cuando se trate de otros esbirros de mayor nivel.

Una cosa, un detalle, en el artículo de Ballagas: Nadie puede viajar de manera escondida desde Europa con pasaporte europeo en tres ocasiones, porque cualquiera que tenga pasaporte europeo en el que se dice que ha nacido en Cuba, se le obliga a viajar con pasaporte cubano. Ninguna embajada cubana acepta pasaporte de ninguna otra nacionalidad que no sea la cubana si se ha nacido en Cuba. O sea, que él no pudo haber viajado como dice con un pasaporte europeo, porque ningún consulado se lo debió de haber aceptado. Además, según él visitó a Alfredo Guevara. ¿Y eso? Ballagas me lo ha explicado de manera somera e individual.

Sé que Daisy se desilusionó mucho del castrismo a raíz del asesinato político de Saúl Yelín, ese fue el primer declic, después existieron otros. Pero ella sigue siendo, por lo que leí en su entrevista en El Nuevo Herald, fiel al fidelismo y al raulismo, o al menos a un pasado que le perteneció a ella individualmente y en el que creyó.

La entrevista en El Nuevo Herald sin embargo es vergonzosa, por otra parte. Porque nadie “decidió irse de Cuba” por su cuenta, tal como ella afirma y ella lo sabe que no fue así, cientos de miles de cubanos hemos sido forzados al exilio por una u otra razón, entre ellas artísticas. Y creo que muchas de las actrices que están hoy en el exilio deben sentirse muy afectadas con su presencia profesional activa en Miami, dado que lo contrario es todavía imposible, y sobre todo porque según leo ella sigue defendiendo “aquello” solapadamente.

En cuanto a la decisión de los propietarios de Hoy como Ayer de declinar y anular la actuación de cualquier artista. Están en pleno derecho de hacerlo, es un local privado, que no pertenece que yo sepa a Cuba, sino al esfuerzo de sus dueños y a la asiduidad de un público, en su mayoría de exiliados verdaderos, que han pagado durante años para ver espectáculos de calidad. ¿O es que van a querer venir a mangonear también el esfuerzo de la gente que ha tenido que partirse en dos para sacar sus negocios adelante, sin haber claudicado jamás frente a la dictadura? Pero, vamos a ver, ¿qué se creen? ¿Cómo van a venir a exigir a otros lo que ellos no son capaces de exigir, ni nunca lo fueron e hicieron, al castrismo? ¿Por qué antes de exigir que Daisy se presente en Hoy como Ayer no exigen que se presente en el Café Cantante de La Habana? Ah, porque ya el Café Cantante no da dólares, está en franca decadencia como todo en aquella isla, y no le da gloria a nadie. Porque ya nada de lo que se haga en Cuba sirve para un carajo. Ah, porque es otra tareíta revolucionaria, la de venir a presentarse en Miami, cueste lo que cueste, así le cueste el prestigio a los dueños de un lugar que no les pertenece.

El perdón es algo para lo que se debe de estar preparados, es cierto (yo no lo estaré nunca, lo adelanto, es mi defecto). Pero al parecer, por lo que estoy leyendo a estas alturas, ellos no están dispuestos a asumir la verdad, a aceptarla, a pedir disculpas –lo que habría sido más normal. Habría sido mejor que Daisy pidiera disculpas, que dijera la verdad en una entrevista a El Nuevo Herald, la verdad de lo que sabemos muchos que ella piensa, y no contribuir a un intercambio que sólo favorece una vez más al castrismo. Por intercambios como ése, como los que se están produciendo en Estados Unidos, que se produjeron antes en Europa, y en Brasil, y a los que ella asistió y de los que fue partícipe, es que la condecoraron con la medalla de la desvergüenza y del deshonor. Esas medallas hace rato que debió de devolverlas públicamente. Pero puedo entender que para muchos es más fácil vivir entre dos aguas cuando se tienen hijos y nietos. Se puede vivir entre las dos aguas (hay quienes pueden), pero de manera callada, discreta, y sin querer imponer lo mismo que nos impusieron en Cuba, el descaro y el abuso, la violación de las libertades esenciales.

Me ha costado el doble de esfuerzo escribir esto, pero creo que no podemos seguir ocultando la verdad. Aunque dudé mucho en hacerlo. La razón es porque existen niños, adolescentes y jóvenes, nuestros hijos, que no tienen por qué heredar las desavenencias políticas de los mayores. Y no quiero que, contrario a lo que hizo su hijo Aaron un día, mi hija tenga que reprocharme en el futuro que yo hablé en estos términos de una persona que aunque no tiene mi sangre considero que pertenece de manera indirecta a mi familia y a la que aprecié en el pasado sobre todo por su arte, incluso si llevamos años separados y sin hablarnos por razones estrictamente políticas.

Pero encuentro muy desafortunado y muy poco considerado que se quiera imponer solamente y de un solo lado la versión fraudulenta y asesina del castrismo. Y que la víctima se convierta en verdugo, por obra y gracia de aquellos que sin haber resuelto sus propios problemas, como pueden ser los asesinatos directos a sus familiares, salgan en defensa de lo indefendible, sin cuestionárselo por un instante.

Tomado de Zoé Valdés.

octubre 18, 2012 - Posted by | Otros autores

8 comentarios »

  1. TOMADO DE LA PAGINA FACEBOOK DE WALDO FERNANDEZ …

    Nota de prensa hecha por la actriz Maria Isabel Diaz, (La gordita de Una Novia para David) en defensa de Daisy Granados y Tirandome a mi con el rayo.
    *****************************************

    Amigos queridos de facebook:
    Hago un llamado co
    ntra la intolerancia, el ultraje y calumnias que ha sufrido la primera actriz cubana Daisy Granados.
    Todos sabemos de la grandeza de Daisy como artista, su bien ganado nombre de El Rostro del Cine Cubano, y quienes hemos tenido la suerte de tenerla cerca sabemos que es ante todo digna y honesta, y sobre todo valiente. Así, a pesar de la tendencia en M…iami de algunos extremistas a rechazar todo lo que venga de la Isla, decidió ofrecer a su público, un público compuesto por cubanos de a pie, los que se levantan a trabajar para llevar el pan a sus mesas, el que tiene que pagar facturas, el que como ella tiene hijos y nietos, y hermanos y familia, ese público que saturó la línea telefónica para reservar en el Hoy como Ayer, aunque su dueño, Favio Díaz Vileda, ahora, arrinconado por las opiniones contra él, diga, faltando a la verdad como es usual en los cobardes, que sólo tenían 25 reservaciones.
    Oportunista y cobarde Favio Díaz Vileda, que mantuvo a la productora y directora Lily Vega hasta el mismo día del estreno invirtiendo tiempo y dinero en el espectáculo, sin tener el valor de, al menos, hacer una llamada telefónica a la actriz y a la directora para anunciarles la cancelación. Habrá tenido Favio miedo del exilio cubano? Pero cómo puede temerse a las filas de hombres y mujeres que proclaman la libertad!!!!! Pensó muy mal el señor Favio de sus compatriotas patriotas, a decir verdad.
    Si nefasta y miserable es la trama inventada, no se sabe con que obscuro objetivo, por Manuel Ballagas, que ahora como avestruz tiene metida la cabeza en un hoyo y que no da la cara, ni él ni su esposa Juanita Baró, bajo y pusilánime ha sido Waldo Fernández (Marakka), con su lenguaje soez y vulgar, emulando al parecer a Zoe Valdes. Este sujeto ha vivido a costa de vender en su tienda la obra de muchos artistas cubanos y de muchos que aún siguen en Cuba, como Daisy Granados, y ahora, sin ser consecuente con su actitud, dice que lo único que ha hecho es colgar en su muro las opiniones de todos. Que gran “demócrata” el señor Marakkas!!!!
    El tema ha tomado proporciones dantescas, infernales. La desunión y el odio flotando en el alma de algunos, el desconsuelo y sorpresa en la de muchos otros.
    Faltaba a esta fiesta Zoe Valdes, provocadora desde la distancia, desde lejos, como hacen los oportunistas, encendiendo el fuego pero desde su precioso Paris, pidiendo como una sanguinaria “rayarle un yiti” a no sé que espía que anda por Miami. Por qué no viaja a Miami y lo hace ella misma? En su larguísima y aburrida crónica por qué no dice todo lo que vivió al lado de la nomenclatura del gobierno cubano, quiénes eran sus amigos íntimos? El oportunista y demagogo es igual en todos los sitios, viven como alimañas de un lado y del otro y luego se erigen como salvadores.
    Sé que la pésima historia inventada por Manuel Bellagas acerca de la golpiza que dio Daisy Granados a la tal Juanita Baró es falsa, ya no sólo porque conozco a Daisy y porque en ese terrible año de 1980, ella estaba filmando Cecilia y su tiempo era escaso hasta para estar con sus hijos. También sé que es falso porque tengo amigos que fueron vecinos de Daisy y que vivieron esa época y no recuerdan ni tan siquiera un comentario de un suceso de tal envergadura como habría sido de ser cierto.
    Nadie tiene que perdonar lo mal hecho, pero no se puede denigrar y defenestrar a una persona inocente y Daisy Granados sólo es culpable de habernos regalado una obra grandiosa, llena de entrega y amor para su público cubano donde quiera que éste esté.
    Yo también los amo!!!!!!!!!!!!!!!!

    Comentario por napoleon03 | octubre 18, 2012

  2. 1.TOMADO DE LA PAGINA FACEBOOK DE WALDO FERNANDEZ [2] …

    En el año 1986, tenía yo una distribuidora de películas en español en Hialeah.
    Siempre andaba a la busqueda de películas en español en cualquier pais del mundo.
    Un buen dia me llaman de Puerto Rico y me proponen la película cubana “Se Perm
    uta”.
    Cual no fué mi sorpresa al saber que fuera de Cuba se comercializaban las películas cubanas.Hablé con el el distribuidor y quedamos en que te dejaria saber sobre esta película.
    Me mandó posters y alguna que otra propaganda sobre ella.
    El escandalo no se hizo esperar. “Se Permuta” iba a ser todo un éxito. Compré 400 videos de esta película que se vendieron en menos de una semana. Pedi 400 mas y de mis manos volaron.
    Moraleja:
    Habia que conseguir mas películas cubanas para tener éxito en la empresa que comenzaba.
    Con tanto alboroto, los sucesos de esta película llegaron a oidos del “Comando Versalles”, y fui atacado y calumniado por las estaciones de Radio, empezando por Perez Roura.
    Decian: Hay una empresa patrocinada por Castro en Hialeah.
    ¿Uds se imaginan que show? Resulta ser que Perez Roura o alquien de sus amistades fueron a rentarla a un video y le pidieron que se apuntara en una lista, que tenian 20 y no paraban.El no daba crédito a lo que estaba oyendo. Y lo mas bonito del caso es que esta película y todas las cubanas no la rentaban nada mas que los cubanos.
    Despues de esta, se consiguió “Los Pajaros tirandole a las Escopetas” y pasó lo mismo, volaron.
    Lo demas es historia y las películas cubanas hoy en dia son las que mas se venden y son populares entre lo videos fanaticos.
    Entre tantas cosas no solo yo traficaba con películas cubanas. Los gringos, hicieron negocios directos con Cuba y hoy en dia se pueden encontrar películas cubanas bajo cualquier sello grande de EEUU. La película cubana “Fresa y chocolate” , famosa entre todas, fue nominada al Oscar’s y la trajo a los EEUU, el artista americano Robert Redford.

    Redford, trato de registrarla y se encontró el “petate” de que las regalias por la venta de ellas, iban a los bolsillos de Castro y violaban la ley Torricelli del embargo a Cuba.
    No pudo registrar nada de nada!!
    Compañias como Miramar, de Disney, Universal Music, Universal Pictures y una de las mas famosas, Warner Brother, tiene en estos momentos varias películas cubanas, sin registrar, pero le han comprado los Masters a Cuba. En el caso de”Fresa…”, se le pagó a Cuba la suma de $250.000 Usd. Marakka no solo no le paga a Cuba, se la piratéa y cuanta compañia venga a EEUU a comercializar y lucrar para que el dinero le llegue a Castro, se encontrará que se las hago mierdas, ya que automaticamente pasan a ser “Public Domain” (Dominio Público) por no tener derechos en este pais.
    Cuando te encuentres a alguna persona, artista o no, que me critica y dice que yo abuso de los derechos de los artistas cubanos, sepan que estan defendiendo al ICAIC, ¿Y de quien es el ICAIC? …De Castro.
    Ya sabe el público en general los defensores de estas películas, es sinónimo de defensa del Gobierno de Cuba.
    Aquí en Miami existen mucha gente que por envidia, o vaya Uds a saber porque, me critican y muchas veces me acusan de contrabandear con Cuba.Y es que solo me les “adelanté” a gente que querian tener el mismo negocio y no tuvieron la idea de hacerlo antes que yo.
    Otro caso fue el de la película “Un Rey en La Habana”, diririgida por Alexis Valdes, filmada en Cuba y en España. Alexis decía que la película era completamente española y en un programa de television, (Pararazzi) Graciela Mori le demostró, con pruebas, de que le la película estaba filmada en Cuba, cuando el propio Alexis, en la television cubana, dijo que era una película 50% española y 50% cubana. Preueba de esto. Muy sencillo:
    La parte final de este film, cuando estan en la Centro Militar “La Cabaña”, si no pagas no puedes entrar a un centro militar como este.
    Dijeron que habian filmado a escondidas, que no se le pagó a nadie, pero a quien se le ocurre creer que vas a entrar a escondidas a La Cabaña, con autos, y todo el mecanismo de microfonos, gruas etc que requiere una pelicula.
    Alexis queria bailar en la casa del trompo, pero se lo cojio con la puerta. El no se imaginaba que en Miami habia alquien como yo que tuviera tanto materiar de Cuba.
    La artista Maria Isabel, (residente en España en ese momento) ,en un programa de Alexis, dijo que todo se firmó en España, hasta lo de la Cabaña.
    Otro caso fue el de la película “Mariposas en el Andamio”, co-producion cubana-americana , una pelicula sobre los Travestis en Cuba, que está filmada en La Guinera creo, se hizo para recaudar fondos para las milicias territoriales y se le dedicó a la Presidenta del Comite de ese lugar.
    En fin, los negocios con Cuba de peliculas, el que menos esta, soy yo. Por eso me rio cada vez que algun aprendiz de comunistoide de estos, dice que yo hago negocios con Cuba.
    Artistas como Jack Nicholson, Arnod, Kervin Costner, Mohama Ali y tantos otros, van a Cuba y se retratan con el tirano como si fuera una gracia.
    Pero no veo los gritones de Miami, boicoteando todo esto. Nuestro hijos y nietos siguen yendo a Disney, a Universal y nadie tiene en cuenta el dolor de Cuba, por eso yo hago lo que me de mi reverenda gana, y si no les gusta.¡Matenmé!!!!!

    Comentario por napoleon03 | octubre 18, 2012

  3. Solo digo que artistas como los que Waldo menciona no naciron en Cuba ni han vivido en esa tirania. Cada cual con su conciencia haga lo que le de su “reverenda” gana. Que mas se puede decir, a no ser que el sistema ruin de Cuba erosiona la dignidad e integridad de las personas. A tal punto que a lo bueno se le dice malo y a lo malo bueno. Yo, por mi parte he visitado, ni visitare a Cuba mientras que esos dos vivan. Y aun despues de eso hasta que no haya la posibilidad de una verdadera democracia. Mientras tanto prefiero limpiar casas, algo que por agnos hice, que darle un quilo a los Castros en un negocio mio.

    Comentario por Tersi Bendiburg | octubre 18, 2012

  4. Quise decir, “……no nacieron….” “….Yo por mi parte NO he visitado….”

    Comentario por Tersi Bendiburg | octubre 18, 2012

  5. Me gustaría que María Isabel Díaz reflexionara un poco sus palabras para que en el futuro, las que utilice, las pueda estructurar con un sentido verdaderamente plural, democrático y libre. Si no lo hace tendré que entender que su comentario es un discurso hueco y mal intencionado. Dice que quiere hacer “un llamado contra la intolerancia, el ultraje y calumnias que ha sufrido Daysi Granados”, dirigiéndose a los “extremistas que rechazan todo lo que venga de la Isla”. Me gustaría saber si alguna vez María Isabel se ha dirigido a los extremistas que en la Isla desde hace más de medio siglo rechazan todo lo que puedan aportar los cubanos que decidieron salir de Cuba y los que dentro de la isla no han querido respaldar al Régimen de los Castro. Me gustaría saber si alguna vez ha cuestionado el significado de todas las medallas que el ministerio del interior de Cuba ha entregado a Daysi Granados. Me gustaría saber si le parece bien pedirle a esta distinguida ciudadana cubana, de la que destaca en su nota la honestidad, dignidad y valentía, que dedique sus cualidades personales, su tiempo, influencias y condecoraciones para hacer gestiones ante los tiranos que la premian, que le permitan conseguir todo aquello que contribuya a que los cubanos, sin exclusión alguna, puedan verla actuar cuantas veces lo quieran o puedan hacer, en salas teatrales cubanas y en suelo cubano. Creo que haciendo eso acreditaría la dignidad y la valentía a la que hace referencia y no acudiendo a Miami a ganar dinero que va a compartir, como todos sabemos, con los sátrapas. ¿Nos puede hacer saber María Isabel cuántas y cuáles han sido las posibilidades que los Castro y sus cómplices han dado al libre flujo de intercambios entre cubanos de dentro y fuera?. ¿Cuántos y cuáles han sido los empresarios cubanos, valientes y libres, que en La Habana u otras ciudades de Cuba, han organizado y llevado a feliz término representaciones de artistas cubanos que se exiliaron de Cuba por razones políticas o de artistas cubanos que residen en Cuba pero son disidentes del régimen?. ¿Con cuántos y cuáles de esos empresarios ha podido tener relación Daysi Grabados?. Como creo que no los hay, ¿le puede pedir María Isabel a Daysi Granados que invierta todo, o parte, de lo que haya podido conseguir ganar, con su incuestionable quehacer artístico y se haga empresaria teatral y abra una o más salas en La Habana en las que pueda recibir y atender a todos los que quieran represesentar sus obras, con absoluta libertad incluyendo algunas que puedan “molestar” a los tiranos?. ¿Puede dar a conocer María Isabel los datos que acrediten la valentía de Daysi Granados por ejemplo, en la defensa de la libertad de expresión en Cuba, en la defensa de los derechos humanos en la isla, en la defensa de la libertad de movimientos de los cubanos de dentro y fuera de la ista, en la exigencia de la implantación y uso libre de internet? ¿Le puede preguntar a Daysi si le parece digno no haber devuelto aún las medallas con las que el ministerio del interior le ha condecorado? ¿Puede presumirse honradez, dignidad y valentía a quien ha sido cómplice de dictadores y tiranos, ha estado a su servicio de forma explicita y no se ha retractado ni ha reconocido su “error” de forma clara?
    Ojalá que mis preguntas sirvan de algo a María Isabel Díaz. Si le interesan estas puedo seguir con otras. Estaré atento a cualquier respuesta. Mis saludos

    Comentario por Rinaldo M Nodarse (@RinaldoMNodarse) | octubre 19, 2012

  6. RECIBIDO POR EMAIL

    CARTA DE DAISY GRANADOS A FABIO DIAZ, PROPIETARIO DEL CLUB ‘HOY COMO AYER’

    Querido Fabio:

    Había oído por distintas amistades lo que estaba ocurriendo con el escrito de estos señores. Créeme que ayer pase un día muy triste, porque no daba crédito a lo que me contaban.

    Pero bien, anoche lo leí, y realmente me tranquilicé. Porque esta ficción es de un nivel tan bajo y tan poco creíble… Aunque tal vez, para alguna persona que lo lea y no conozca quien soy, como ser humano, como mujer, como ser solidario y amiga, le parezca que soy un monstruo. Para mi las escenas que narran son algo que no me cabe en la cabeza. Nunca en mi vida yo he estado en situaciones como estas, de golpizas, de escándalos barrioteros, de estos ensañamientos con personas que piensen como quieran pensar.

    Por la época en que ellos narran estas odiosas y detestables escenas,  justo hace 32 años, yo estaba haciendo Cecilia y no solo no tenia tiempo para ir a la bodega, no tenía el tiempo ni para atender a mis tres hijos, que estaban chiquitos y que gracias a mi madre y a Pastor pude hacer esta película. Tenía el tiempo justo para dormir unas cuantas horas y volver a la carga con el llamado del día siguiente.

    Quiero que sepas que te hago estas letras no para justificar algo, yo no tengo nada que justificar, si hubiera cometido un acto así en mi vida lo hubiese asumido, porque soy lo suficientemente honesta. Pero creo te debo respeto, al igual que tú me lo tienes a mí, y no quisiera que este incidente tan repulsivo afecte de alguna manera la imagen que tú tienes de mi persona. Vamos a pensar en que todo lo que tenemos proyectado nos va a salir muy bien, y echar atrás las mentiras, las peleas, las malas noches, las amenazas, los augurios, como dice “mi Jabá”.

    Ya en diciembre cumpliré 70 años, y en realidad el esfuerzo que hago para seguir trabajando responde a este amor que siento por mi profesión, por mi trayectoria, y por ese público cubano que me quiere y respeta y trabajaré para él donde quiera que se encuentre.

    Un besito para ti, otro para Eduardo, y mil gracias por brindarme tu sitio para que esto suceda. Con todo mi cariño.

    Daisy Granados

    Comentario por napoleon03 | octubre 20, 2012

  7. SUNDAY, OCTOBER 21, 2012
    El cambiante discurso de los escritores y artistas de Cuba

    Cuando en 1970 se estrenó en Cuba la película “Z”, coproducción franco-argelina dirigida por Costa Gavras y ganadora de múltiples premios, entre ellos el Oscar a la mejor película en lengua extranjera y la Palma de Oro del festival de Cannes, el público del cine Yara se puso en pie y aplaudió furiosamente cuando en los créditos finales aparecía la horripilante lista de prohibiciones de la dictadura militar griega. La lista incluía a Bob Dylan, a los Beatles y a Allen Ginsberg, entre otros. Yo recuerdo que me viré hacia mi amigo, el difunto poeta y ajedrecista Benjamín Ferrera, que estaba en la butaca de al lado, y le dije: “Esta película no dura mucho”. Cuatro días después, a pesar de que cada función se exhibía a lleno completo, la película fue retirada de los cines sin ninguna explicación. La censura de los generales griegos era más tolerante que la de los comandantes cubanos. La lista era muy parecida, con algunas diferencias ideológicas pero con el mismo objetivo, de la nunca publicada lista de la censura cubana.
    A lo largo de los años” Z “se presentó esporádicamente en el marco de algunos ciclos de la Cinemateca. El “quinquenio gris” estaba en todo su esplendor y los escritores y artistas cubanos se mostraban agresivamente militantes, tratando de borrar la mancha del pecado original que les atribuyó el Che. La inmensa mayoría defendía los puestecitos que como miembros de la UNEAC se les asignaba para realizar trabajos vinculados a asuntos culturales, devengar un salario sin necesidad de producir una obra y tener la posibilidad de algún que otro viaje “al extranjero”. A cambio solo se les pedía cooperación, silencio y un discurso incendiario e intolerante con el enemigo, que podía ser cualquiera que no aceptara los preceptos de la revolución. Los pocos que se negaban o disentían, quedaban inmediatamente proscritos.
    A principios de la década de los ochenta, cuando comenzaron a publicarse las revistas literarias”Linden Lane Magazine”, “Término” y “Mariel, “en las cuales aparecían los escritos y dibujos de los escritores y artistas que por años fueron marginados en Cuba, la UNEAC y el ministerio de Cultura lanzaron sus tropas de choque para contrarrestar los escritos y declaraciones de estos autores. A través de sus múltiples colaboradores, ocuparon los espacios de revistas como “Plural”, “Latin American Literary Review” y otras publicaciones literarias de los Estados Unidos, Europa occidental y América Latina, para responder sin mencionar nombres y atacar sin tener que mostrar pruebas. También consiguieron presentarse en universidades de los Estados Unidos para entorpecer el ingreso de algunos de estos escritores a puestos académicos. Tanto fue así que a Heberto Padilla se le negó renovar su contrato en la universidad de Princeton, a pesar de tener una carta de recomendación de Mario Vargas Llosa. Entre el grupo que desbordaba su discurso militante en la arena internacional se destacaban Pablo Armando Fernández, Jesús Díaz, Reynaldo González y Ambrosio Fornet. Todos con un impecable resumé en defensa de la revolución. Díaz después rectificó, reconoció públicamente sus errores y desarrolló una labor destacadísima como exiliado, fundando la revista “Encuentro”. Intentaron con su retórica, y tuvieron cierto éxito, extender la censura a otros territorios.
    Pasó la Perestroika, desapareció el bloque soviético y llegó Abel Prieto al ministerio de Cultura, con su mano más abierta y con la idea de liberalizar los viajes al extranjero para los escritores y artistas cubanos. Las relaciones internacionales ya no eran las mismas y el discurso comenzó a mutar y a utilizar un lenguaje en el cual predominaban la comprensión y la comprehensión. Se enfatizó el concepto de la “dos orillas”, comenzó lo que Arturo Cuenca llamó “el exilio de baja intensidad” y muchos artistas y escritores que sufrían presiones en la isla lograron escapar ilesos. Los representantes del gobierno cubano se convirtieron en “embajadores de la cultura cubana”.
    La situación económica en la isla dio un vuelco. Llegó la dolarización. Se les permitió a (algunos) escritores, artistas y cineastas lanzarse a buscar fuentes de subsidio al extranjero. Editoriales que les publicaran, productores que financiaran sus obras, galeristas que los expusieran. El gobierno cubano no tenia solvencia para continuar subvencionando la producción artística. Por lo tanto, nuevos modelos de censura debían imponerse y el discurso militante debía desarrollar nuevos conceptos. Desde entonces los escritores y artistas cubanos que no regresan ya no se exilan, sino que se alude a ellos como que “residen” en el extranjero, o “viven entre Madrid y La Habana”. Desgraciadamente, ese discurso también ha sido ampliamente adoptado por los exiliados.
    El nuevo lenguaje está muy matizado por el concepto del “perdón”, lo cual presenta a las víctimas como victimarios. Los de la isla presentan a los del exilio como gente intolerante, incapaces de aceptar el ramo de olivo que ellos traen, llenos de necesidad de venganza. Lo cierto es que desde que yo estoy aquí (1980), no solo artistas y escritores, sino funcionarios y miembros del aparato represivo se pasean impunes por las calles de Miami, Madrid, Nueva York y Ciudad México. Muchos de sus descendientes residen ahora permanentemente en las capitales del exilio y muchos antiguos agentes y miembros de la alta nomenclatura capitalizan con su experiencia como represores. En realidad no hay nada que perdonar. Lo que pasó ya pasó y no hay nada que nos devuelva esos años. La venganza no resuelve nada. Hay que vivir y dejar vivir, pero el olvido si sería imperdonable. Hay que tener las cosas claras para saber a quien uno se enfrenta en una determinada situación. Recordar es al menos un intento de evitar que la historia se repita.
    Todo esto es, por supuesto, una simplificación de los hechos. Todos estos años de luchas culturales no pueden resumirse en tres cuartillas. Esto es solo un esbozo, en un blog, por definición, solo caben apuntes. Pero las meditaciones anteriores se me ocurrieron a raíz de los recientes sucesos acaecidos por la presentación en Miami de Daisy Granados, que venía a interpretar un monólogo (“Leyenda)” en el escenario de “Hoy como ayer”. Los hechos se desarrollaron como una gran trifulca mediática entre el escritor Manuel Ballagas, su esposa, la bailarina y actriz Juana Baró y la actriz Daisy Granados. Ballagas colgó en su blog (www.Descansacuandotemueras.blogspot.com
    ) un articulo que ya había publicado meses atrás en el cual se narra un hecho, ocurrido tras los acontecimientos de la embajada del Perú, en el cual Granados trató de montar un mitin de repudio en una bodega en la cual Juana Baró realizaba compras en medio del asedio. Granados niega la acusación y Ballagas y Baró la sostienen.
    Juana y Manuel son amigos míos desde hace muchos años. No tengo por qué dudar la veracidad de sus acusaciones. Quien los conoce bien sabe todo lo que pasaron en Cuba, que incluyó humillaciones, presiones y encarcelamiento. Sus carreras fueron truncadas, en el caso de Manuel, antes de que empezara, en el caso de Juana, cuando se encontraba en pleno desarrollo.  Los que vivimos y sufrimos los mitines de repudio que se realizaron después del asilo masivo en la embajada de Perú, sabemos bien cuan bajo puede caer el ser humano. Yo vi los rostros individuales del odio y la envidia. Todos tenemos derecho a nuestros rencores y resentimientos, por cierto, el odio, el rencor, la envidia y el resentimiento son sentimientos propios de los seres humanos que no compartimos con el resto del reino animal.
    El articulo de Ballagas fue reproducido en otros blogs y aparentemente muchas personas comenzaron a llamar a “Hoy como ayer “protestando por la presentación de Daisy Granados hasta el punto que su dueño decidió cancelar el evento. La lectura de los intercambios y la aparición de Granados en la prensa y la televisión de Miami hacían ver como que Ballagas había pedido su linchamiento y su censura.
    Yo no estoy de acuerdo con un llamado a la venganza ni a la intolerancia. Si Daisy Granados se presenta en Miami, que vaya a verla libremente quien quiera. Se puede sentir odio y deseos de censura, pero no se debe actuar en base a ellos. Personalmente Daisy Granados me parece una actriz espantosa, cuyo mejor papel fue en “Memorias del subdesarrollo”, porque la dirigió un director excelente y su rol no exigía mucho. Después, por muchos años, la escuché leyendo los intertítulos de las películas silentes que se exhibían en la Cinemateca, labor que alternaba con Eslinda Núñez, y que desempeñaba muy mal. Pero entiendo que muchas personas tengan una apreciación diferente a la mía.
    Ahora bien, releyendo lo escrito por Ballagas, hay que destacar que en ningún momento hizo un llamado a la censura ni al linchamiento. Simplemente, al enterarse de que Granados venía a actuar en Miami, y aunque es la primera vez que actúa no es la primera vez que visita la ciudad, colgó nuevamente su artículo para recordarle a la gente quien era el personaje. Yo no dudo que deseara que se le cancelara el show, hay que ser muy ingenuo para pensar que lo puso por gusto, pero en realidad no incitó a nadie. En un sistema democrático es muy difícil la censura, porque hay muchas opciones. Otro empresario, el dueño de “The Place” tomó la opción y Daisy Granados realizó su actuación hasta que yo sepa, sin inconvenientes. Cada empresario tomó la decisión que le pareció más lucrativa.
    Creo que el objetivo de Ballagas era un llamado a la memoria, a luchar contra el olvido que nos hace pusilánimes. Es imposible obviar que al cabo de cincuenta y tres años, sigue siendo la misma jerarquía la que se atribuye el derecho a decidir quien entra y sale del país. No hay dudas que con ello desató odios, resentimientos, viejas rencillas, vendettas individuales. Pero como dije anteriormente, esos son sentimientos humanos, son los únicos que tenemos para desafiar a Dios.
    Tomado de Roberto Madrigal

    Comentario por napoleon03 | octubre 23, 2012

  8. Estoy de acuerdo con Zoé Valdes, yo tampoco perdono a los que me ultrajaron, el perdon es para los que puedan perdonar y a mi no me da la gana de hacerlo.En cuanto A Daisy, es verdad que es el rostro del cine cubano, porque apoyo al regimen en todo, hasta el grado de menospreciar y ofender a los que no estaban de acuerdo, es penoso que vengas a miami, a llorarle a los cubanos que les gritaste escoria, limosneando nuestros dolares, tu cara representa la maldad de la que tuvimos que huir, y no estamos aqui porque queremos, no señora Granados, tuvimos que irnos forzadas por una dictadura que apresa a quien no comparte sus doctrinas politicas.También estoy de acuerdo que deberiamos hacerselo a todos los castristas que se pasean por miami,..pero tu por ser el rostro del cine cubano, el rostro de la maldita dictadura que defendiste y que todavia defiendes, tenemos que hacertelo…no te queremos, ni queremos castristas aca, y pueden venir, solo que tienen que venir dispuestos a soportar el repudio de los que tenemos verguenza y NO OLVIDAMOS …por gente como tu Daisy habemos mas de 3 millones de cubanos en el mundo, como si fuesemos la segunda generacion de judios…sin patria pero en libertad…Zoé gracias, por primera vez, estoy 100% de acuerdo contigo.

    Comentario por Maria D Angeles Espinosa | febrero 2, 2013


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: