Letras y alternativas

https://napoleon03.wordpress.com/

Viaje al «Camelot» de los Kennedy, fotograma a fotograma.

Se muestran por primera vez las imágenes más reservadas de la familia de JFK [jacques lowe] Contactos de una sesión en la que aparecen Kennedy y Jackie con su hija Caroline en su casa de Hyannis Port (Massachusetts)

Se muestran por primera vez las imágenes más reservadas de la familia de JFK [jacques lowe] Contactos de una sesión en la que aparecen Kennedy y Jackie con su hija Caroline en su casa de Hyannis Port (Massachusetts)

emili j. blascoabc_es / corresponsal en washington
Día 19/11/2013 – 12.36h

País sin corte, la llegada de John F. Kennedy a la Casa Blanca fue el descubrimiento para Estados Unidos del glamour presidencial. De la nada a lo absoluto: desde entonces, el nombre de Camelot, utilizado por la propia Jackie Kennedy para referirse al mundo que rodeaba al presidente y la primera dama, quedó como la máxima expresión del entorno palaciego digno del papel couché.

«Habrá grandes presidentes de nuevo, pero no habrá otro Camelot otra vez», dijo la viuda de JFK en su conocida entrevista con la revista «Life» tras el asesinato de su esposo, del que el 22 de noviembre se cumplen cincuenta años. Eran los tiempos del éxito en Broadway del musical sobre el mítico Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda. Pocos se acuerdan ya de ese «Camelot», en cambio sigue viva la memoria del que protagonizaron los Kennedy y fotografió Jacques Lowe.

Las fotografías de Lowe componen la exposición «The Making of Camelot», abierta en el Newseum de Washington. «Kennedy fue el primer presidente en entender la importancia de tener a alguien a su lado capturándole en fotos», diría años después Lowe, quien comenzó a trabajar para el dirigente demócrata en sus últimas campañas electorales y siguió luego a la Casa Blanca.

En el Despacho Oval

Lowe no hizo las fotos oficiales al uso -de hecho declinó el tradicional puesto que se ocupaba de eso-, sino que se coló en el Despacho Oval en tiempos inesperados y captó con su cámara los momentos familiares de un presidente, hasta entonces reservados. A pesar de la naturalidad con la que Kennedy se mostraba, siempre sabía que estaba siendo fotografiado. «Era muy consciente de que yo estaba allí, quería que yo estuviera allí porque pensaba en términos históricos», contó Lowe, que aportó buena parte de la crónica gráfica que tanto fascinó al mundo.

Los 40.000 negativos de aquel trabajo, guardados en un caja fuerte de JP Morgan del Word Trade Center de Nueva York, quedaron reducidos a cenizas en el 11-S de 2001, cuatro meses después de la muerte del fotógrafo. Por suerte, había hecho copias digitales de las tomas que prefería; además, 1.500 hojas de contactos habían quedado a salvo en otra parte de Nueva York.

Si el mito de Kennedy se construyó sobre una presidencia de menos de tres años, a Lowe le bastaron unos meses para crear toda la iconografía kennediana que hemos heredado. En verano de 1961 decidió volver a su trabajo de freelance. Su última sesión fotográfica con la familia Kennedy fue una serie de tomas del pequeño John John jugando en la playa con sus primos.

Como en casi todo, también en esto Joseph Kennedy, el padre del clan, preparó los pasos de su hijo. En 1958 contrató a Lowe, que trabajaba en Boston, para que fuera a su casa de Hyannis Port e hiciera todos de sus hijos. Así comenzó una relación entre el luego senador y el fotógrafo que cuajó en la campaña de las presidenciales. Una de las imágenes de esa campaña, la preferida por Lowe, presenta a Kennedy junto al mar, con la mirada perdida en el horizonte.

Escenas familiares en la casa que el joven matrimonio Kennedy ocupaba en el barrio de Georgetown, en Washington, antes de mudarse a la Casa Blanca; el baile inaugural, en el que las miradas fueron para el traje de la primera dama; situaciones íntimas dentro de la mansión presidencial… Muchas de las imágenes de Lowe fueron portada de la gran prensa gráfica de la época. Los medios de aquellos primeros años 60 contribuyeron enormemente a consolidar la idea de esperanza y tiempo nuevo de los que los Kennedy parecían heraldos. La exposición se completa con una selección de portadas de revistas.

noviembre 21, 2013 - Posted by | Otros autores | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: