Ítaca en mis sentidos

“No ha de temerse la sinceridad; solo es tremendo lo oculto”/José Martí

El Pablo Milanés de cada día

A propósito de la  entrevista al cantautor cubano en LaVanguardia.es en el 2002(?)

“Fidel querido: Te deseo lo mejor en tu convalecencia. Tengo que cumplir compromisos ineludibles en el extranjero y te prometo representarte a ti y al pueblo cubano como merece este momento: con unidad y coraje ante cualquier amenaza o provocación. Un abrazo, Tu Pablo Milanés”. (2006) . Tomado de El Nuevo Herald.

“Es un crimen abominable emplear el arte para justificar la represion contra un pueblo por mas de 50 años. Este alabardero que caera en paracaidas en la American Airlines Arena por estos dias, le hizo mas daño a mi generacion que todos los Castro juntos, con su musiquita empalagosa; aun en aquellos que lograron escapar del infierno castro-cubano, y que hoy se dan el lujo de afectar mentalmente, y a traves de fenomenos como facebook, a los que no tienen conciencia plena del holocausto que sufre ese pais, mi patria”.                                                    —https://napoleon03.wordpress.com/-​. 08.16.11


De Pablos y Silvios hube de desayunarme sus juegos a la izquierda todos los indecentes días en que me tuvieron de rehén en nuestra malhadada isla de Cuba. Qué horror, cuál pesadilla cruel que ahora, cuando al fin me toca vivir mi libertad en el destierro norteño, se venga el farsante decidor a expresar desde Iberia que el ídolo que se escogió, es dable a yerros. Creo que son muchos en Cuba los que han sufrido sus poesías. ¡¿Alguien que escapare desde el principio de aquello que nos dejaron en el ’59 podría juzgar el tamaño de mi rechazo?! ¡¿Alguien que desde cualquier rincón del planeta se fuere de juerga a festivales  a oirle cantar su izquierda?!

Camaguey nunca tuvo mucho tiempo para andarse en las veleidades bohemias del habanero promedio; desde mi terruño nunca me fue dado saber que existía en el planeta tierra un periódico de nombre “El Herald” a no ser luego que le arrebataran a Castro el monopolio de la información con la creación de radio Martí. Desde mi Camaguey, anegado en prisiones, tuve que soportarme la estética que a Pablos y Silvios les permitieran darse. ¡Tuve que aguantarme cuanto izquierdista internacional se gozare en desfilar los actos, para después largarse a la detestada libertad capitalista que les permitía entrar y salir de mi país, como nunca me fue dado!

Fueron dos canales de televisión que tuvimos que sufrir por muchos años, con el Castro por un lado, y el deporte o los Pablos por el otro –¡¿aún hay infelices que sufren eso en Cuba a la altura del 2002?! Dios, es difícil creerlo; aún hoy me queda el trauma de no soportar canales deportivos–. Mientras la policía persiguiera mi juventud, mientras hube de correr a escape de aquellas fiestas donde hasta los Julio Iglesias estaban prohibidos. Mientras cada aldeana rusa que nos habitare, podía darse mejor tren de vida que cualquiera de nosotros. Mientras que a causa del humor de los discursos castristas debía escucharme la risa de la delatora de mi cuadra; por otro lado los Pablo paseaban el mundo y les era dado escogerse amigos y placeres donde les plugiera. Y, Dios, Dios … ¡¿hoy tengo que gozar un atisbo de placer porque al fin ése reconociera que su infalible barbado ha tenido espacios para la equivocación?!

Pablo Milanés fue uno de los escogidos para el discurso oficial en el hecho artístico. ¿O peor me es el recuerdo de la Sara González –con su autorizados escándalos homosexuales–? ¡¿Cómo el talento de esa sra ha podido ser rehén de esa tiranía por tantos vergonzantes años?! ¡¿Cómo el progresista espíritu de estos mercenarios del arte pudo comulgar con ese horror que represaliara masivamente a su generación UMAP?! ¿A cuáles escalas de la indignidad se puede descender?

Hoy, después que tanto crimen cometido por el comunismo cubano puede pernoctar impune en la psicología de la izquierda internacional, a éste personaje que gritara públicamente sobre sus afectos con el Chico  Buarque, quien no ha tenido escrúpulo en sus prolongados abrazos con el asesino de la cubanidad; ha dado muestras de benevolencia, y al fin ha reconocido algo de lo que pudieren haberle autorizado decir. Ha soltado como piltrafa mesiánica: “El tiempo no pasó por mí, se detuvo en mí”   con la que pretende comprarse prestigio y pasaje en la Cuba post Castro; mientras tanto los 35 años de mi vida que él ayudó a aherrojar, no me los regresa nadie.

https://napoleon03.wordpress.com/

COMENTARIOS UTILES DEBAJO, EN «COMENTARIOS» …

Anuncios

marzo 12, 2008 Posted by | El Pablo Milanés de cada día | , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios